Feliz Navidad

 
 
 

Anuncios

No queda nada. Y ya, Navidad

Por ahora hemos hecho un repaso a:

Bolas de queso de cabra y frutos secos.
Vamos con más entrantes y tapas. ¿Si?
La idea es dejarlo preparado, para que podamos estar “con todos”. Y que la cocina, no sea un problema.

¿Que tal unos champiñones rellenos?. Los dejaremos a punto para un golpe de microondas y servir. ¿como los veis?

Unas anchoas, y como toque divertido, leche condensada. Si, si. Anchoa con leche condensada.

Y ¿unas patatitas?. Mientras nos sentamos. Una copa de vino, o una cerveza; o un cava. Y unas Patatas de Pili. Fantastico. :)))

Y para terminar hoy, algo que puedes tener casi terminado, a falta de pasar unos minutos por el horno y puede ser un muy buen entrante que sorprenderá a tus invitados. Unas alcachofas rellenas de foie con jamón serrano. ¿Te serviran estas ideas?.

Si, si. Mañana, novedades. Más y mejor.

Tarta de mango. Más, dulce Navidad. Repetición

Ya hace tiempo, hice un primer intento de “emular” a mi querido David Monaguillo. Maestro y guía de la “locura” gastronómica. Su tarta de mango y yogurt griego, ya causó furor en esta casa; y es por eso que hoy, os traigo mi paso a paso.
Podeis tambien hacerla el día de antes, y así disponer de un maravilloso postre estos días navideños.
Y quien dice postre, dice desayuno.
Venga, villancicos a tope en los altavoces y a por ella.
Ingredientes:
Primera Capa
1 mango
80 gr de harina
125 gr de azúcar
1 huevo gordo.. o 2 pequeños.
(Aquí David dice, 1,5, anda que!!)
200 ml de yogurt griego
Vainilla

Segunda Capa

80 gr de harina
140 gr de azúcar
90 gr de mantequilla

Loncheamos el mango, y en un molde pringadito de mantequilla, vamos colocandolo; cubriendo las paredes y el fondo.

 
 
Mezclamos el azucar, con la harina y un chorrito de esencia de vainilla (mejor en polvo, pero, no tenía). Y vamos espolvoreando por encima del mango. Repartiendolo más o menos de forma uniforme.
 
 
En un bol, mezclamos los huevos (o “el” huevo), y el yogurt.
 
Y vertemos la mezcla, sobre la preparación anterior.
 
 
Horno precalentado a 180º. Unos 35-40 minutos. Ir vigilando.
 
 
Segunda capa, crujiente. La mantequilla blandita. Mezclamos con el azucar y la harina. Si es necesario, con las manos.
 
 
Vamos tomando pellizcos de la masa y los colocamos sobre el proyecto de tarta.
De nuevo, al horno. 12-15 minutos, hasta estar dorada.
 
 
Dejaremos que se enfrie. Desmoldamos. Y, a comer.
 
 
 
Y mañana, más.

Dulce Navidad. Bizcochos :)

No solo de turrones, polvorones y tipismo debe estar llena nuestra mesa en Navidad.

Como propuesta, no hace mucho, el bizcocho de limón y semillas de amapola. Hecho el día anterior. Delicioso. Junto a las infusiones, café; o ya fuera de la mesa, en esas charlas de tarde navideña.

Otra opción. El Haba Tonka, tan popular en estos tiempos para los Gintonics, puede ser una “especia” que dará un toque especial a nuestro bizcocho de cuajada y haba tonka.

Y uno más. Algo que lleva bizcochos de soletilla y puedes tener en la nevera. En gran fuente o en individuales. El Tiramisú.
Mañana, más.

Bolas de queso y frutos secos. Más Navidad

Como os dije, pretendo subir ideas, recordatorios o recetas nuevas, que puedan ayudaros a confeccionar un menú para estos días navideños.

Lo más importante, no estar cocinando mientras los invitados, amigos o familiares están a la mesa.
Microondas, nevera. Serán nuestros ayudantes.
Hoy, receta nueva.
Fácil, rápida y sorprendente.
Ingredientes:
Queso de cabra
Frutos secos
Sirope de fresa
Picadora o mortero
Tomamos porciones del queso de cabra y las amasamos haciendo una bola.
En la picadora o en un mortero, chafamos groseramente avellanas, cacahuetes, anacardos, maíz tostado u otros frutos secos.
Las hacemos rodar sobre un plato con frutos secos, troceados.
Guardamos en la nevera, hasta el momento de montar el plato.
Para terminar, sirope de fresa, o unos dados de gelatina de frutas, mermelada de frutos rojos. Imaginación.
Mañana, continuamos. :))

Y llega la Navidad

Una época, querida y odiada por igual.

Querida por ese ambiente familiar lleno de ilusión, si hay niños, y de calor de hogar.
Y claro, odiada, casi por los mismos motivo.
Seres queridos que ya no están. Reuniones familiares agotadoras; publicidad a barullo y días consumistas, sin control.
Pero al fin. Navidad.
Irremediablemente, llega. Con crisis, con la economía mejor o peor. Pero ya está aquí.
Para todos, mis mejores deseos. Animo, suerte y que esta Navidad, por lo menos nos haga aunar esfuerzos para “seguir” adelante. Seguro que la próxima, será mejor. Seguro. Juntos, podemos.
Y para ayudaros un poco, he decidido subir todos los días de esta semana y la próxima, recordatorios de entrantes y postres que podéis dejar preparados antes de las comidas, o cenas, de estos días.
Los segundos, ya los dejo a vuestra elección. Asados, pescados o guisos. Seguro que cada uno de vosotros tiene ya más de uno “fijo”; de todos los años.
Algunos, serán platos o recetas ya publicadas. Otros, serán novedades.
El microondas y la nevera, ayudantes perfectos.

¿Empezamos?

Un plato, incluso premiado. El cubata de pollo con nueces al caramelo.

Podemos hacerlo con muslitos de pollo, y hacer una tapita con uno o dos de ellos. Podemos cocinarlo dos días antes, emplatamos. Golpe de micro y ¡¡¡¡¡ zassss !!!!.

¿Recordais hace algunas semanas el salmón marinado?

Una filete de salmón, queso Philadelphia y pepinillo.

O simplemente fileteado

Y vamos a por una tercera. ¿Os parece?

Calabacines, mejillones. Receta original de Webos Fritos.  Mi versión, bocados de calabacín y mejillones.
Podéis dejarlos hechos en un tupper, separados de la salsa.
Montarlos en individuales, como este.

O hacer “bocaditos” algo más grandes. Un poco de salsa, y “bendito” microondas.

Mañana, más. 🙂