Menu Playero

Como no podía ser de otra manera, los días de Semana Santa y para rememorar el maravilloso curso de Kitchen Club, que ya os conté (Día 1, Día 2); Sushi como para una boda.

Le llevé a Mariyou, una bolsita de Miola (buscar, buscar), para la cocción del arroz; y a primera hora de la mañana, nos pusimos manos al “arroz”.
Proporción: (segun el número de personas, aumentar o disminuir)
3 tazas de arroz / 3 taza de agua
1 taza de vinagre de manzana (9 cucharadas de azúcar (1 cucharada de sal y llenamos con vinagre la taza)
Preparación del arroz:
Dicen que lo conveniente es utilizar arroz de grano corto. En nuestro caso, utilizamos arroz Delquehabía. El de grano corto, contiene menos almidón que el de grano largo.
Con mucho más conocimiento, es lo que tiene aprender, lavamos el arroz 3.824 veces hasta que el agua del lavado salió limpia, y tomando como medida una “taza” de Mariyou, empezamos.
No teníamos arrocera, o sea que utilizamos la sapiencia de mi querido profesor Carlos Pascal.
Proporción exacta entre la cantidad de agua que utilizamos para hervir el arroz y el volumen del propio arroz. Siempre deberemos utilizar el mismo volumen de agua respecto al de arroz. No deberemos fiarnos nunca de los gramajes si no de las unidades de volumen. (medir en tazas).
Nosotros agregamos una cucharadita de Miola. (Funciona genial)
Cazuela con tape.
Arroz y agua fría en proporción (tazas), a máxima potencia hasta que arranque a hervir. Bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer 15 minutos. Tapado.
Lo dejamos enfriar en la misma cazuela, otros 15 minutos.
Lo extendemos en una superficie; una bandeja de plastico, puede servir. Lo dejamos 5 minutos en reposo y a partir de ese momento, le añadimos el vinagre que tendremos ya preparado (9 cucharadas de azucar, una de sal y llenar la taza. Recordar, proporcion), 1 taza de vinagre por cada 3 de arroz.
Vamos removiendo con una espátula, por ejemplo, haciendo lineas verticales y horizontales en la bandeja.
Podemos acelerar el enfriamiento, abanicando.
Envolvemos la esterilla en film transparente, y con los ingredientes que vayamos a emplear ya troceados. Como os decía, “manos al arroz”.
 

Makis (rollos), envueltos con alga por fuera. La parte rugosa hacia arriba.
Media hoja de alga, colocada en la parte inferior de la esterilla.
Se rellena de arroz dejando uno o dos dedos libres en la parte superior.
Ponemos el relleno, y enrollamos; al mojar con agua la parte que hemos dejado sin cubrir de arroz, el rollo se pegará.

Y uno, y otro… Y este con gamba, pepino y aguacate; otro con mojama, y palitos de cangrejo. Para los que no les gusta el pescado, jamon y queso… Un monton de Makis.

Y claro, tambien hicimos “Rollos especiales”. Con aguacate, con salmon, con tortilla y hasta con jamon york.
Mientras trabajábamos con Mariyou, el “pinche”, nos pelaba las gambas y se encargaba de que no pasáramos sed. Nos sirvió un maravilloso caldo (vino, vino) del que dimos buena cuenta. (Por Dios, si nos bebimos la botella entera).
Y como nos pareció poco sushi (1 kg de arroz, ohhhhh, pero si había como para una boda); hicimos tambien los corazones de alcachofa con foie.
Fantasticas, con su crujiente de queso
Y, a comer
Pdta.1: Si pinchais en la foto anterior, vereis que en la parte superior derecha, hay una botella de vino. Un Beaujolais Nouveau 2010, genial, buenísimo, impresionante. Gracias “trastornao”.
Pdta.2: Mariyou, ves pensando que preparamos este verano. Vamos a arrasar…. la bodega. 😉
Anuncios

Dedicado a …

El otro día, comentaba con mi amigo Fernando García; mis andanzas en la cocina. Mientras, él, trataba de organizarse un poco con sus congresos, artículos periodisticos… y esas cosas.

Al final  resultó que acabe “saliendo” ó “saldré” en los papeles; y como de bien nacido es ser agradecido le propuse “dedicarle” algo. Vamos, “algo”… de comer. 😉
Recuerdo hace muchos años, que en la radio (ahora, aun creo que alguna emisora queda en Girona, que lo sigue haciendo) se dedicaban canciones. (Eduard, si lo lees, iluminanos…) (Vaya, ha quedado como lo de ¡manifiestate!)

Para los cumpleaños, para los bautizos, por el simple placer de oir tu nombre o el de tus familiares o allegados. Cualquier ocasión era buena, para aquello de…

– ” Y para Fernando García, de su amigo; el bolero africoindú…bla, bla, en este día tan señalado”
En este caso, y llevado por el recuerdo y la gran amistad (en tiempo e intensidad) que me une a este hombre de tan largo curriculum profesional como vital (toma frase, con dos cojo…); más que un plato… le propondremos un menú completo. (Si hay que ir… se va)
Pues mira, primero haremos un vermutillo, con unas tapitas. (Por cierto, en nada, un recopilatorio)
Que no sean demasiadas, que luego, no me comes; que te conozco.
Mmmmm, una de Bacalao dorado con un vinito blanco.
El vino, gracias a Alberto. Curioso vino, verdejo.
Y otra, un pelín más …, ejem,  fuerte.
Aquí el vino, va a ser de casa
 El primer plato, unos Garbanzos en salsa, que el otro día me salieron muy bien con las sobras del cocido; pero vamos, que tirando de bote… salen geniales. Solo hay que tener cuidado al tostar las almendras y la harina.
En este de la foto, he añadido, un pequeño truco… 4 avellanas machacadas. Un sabor, distinto.

Con su huevo….
O, sin él

Aquí el vino, tinto; uno que me regaló un amigo.

Segundo plato. Na, flojito… Un filete a la plancha.
Pero habrá que acompañarlo ¿no?
Pues venga, pimiento, cebollas, berenjena. Una escalivada, para acompañar. (Seguimos con el mismo vino, si, si… o prefieres ¿Ramon Bilbao? )

Va bien ¿así?

Y al postre… Dos cositas. Una tarta invertida de manzana, y algo divertido…

Y claro, algo para enrredar. Lleva dulce de mango, gelatina de orujo, uva y gominola de menta

Y como no, el Gin Tonic. ¿No tomas?

Y que nos quiten lo bailao
* El autor de las caricaturas es Bernardo Vergara.
Y no me olvido, no… ¡Vota!

Sábado de descanso

Aunque no lo parezca, (esto de dejar post preparados para subir, ayuda) el sábado pasado nos lo tomamos de descanso. Durante la mañana, haciendo deberes. Mates, Lengua, Ingles, ¡arggggg!.
Yo quería ir al centro, para comprar alguna cosa. Comer por allí y si podíamos, ir al cine.
Comimos en Casa Fadrique.
Juanjo, amable y simpático, nos atendió como siempre, de maravilla.
Las peques, me habían oido decir que se come muy bien y querían ir.
Salieron encantadas.
Yo pretendía tomar algo ligero, unos espárragos, o un salmorejo… pero; se me cruzaron unas fabes con almejas y sepia. ¡Geniales!.

Las peques, pidieron Raviolis con pasas y almendras. (Los probé, si. No dejaron ni uno)

Y vino, la carne. La entraña, tiernísima. El vacío, que sabor. Y claro, la más pequeña se pidió el choto con cabrales. Lo confieso, lo probé todo. Si. Yo, pecador. Rico, rico, rico.

La peque, casi se comió la mitad. Quería helado de leche merengada
Los postres, caseros. Como todo en Fadrique. Unas natillas para la mayor, y dos helados de leche merendaga. Uno para la peque y otro para mí.
Juanjo, gracias; todo buenísimo.
Pdta.: Por cierto, que buenos estaban los chipirones del otro día.
De ahí, al cine
Y de ahí, a por chuches y a por alguna “cosita”
Para terminar, un chocolate en Valor.

Día, genial. 😉

Trastornator dinner

Como ya sabéis, estamos creando el hábito de juntarnos de vez en cuando para cenar, beber y sobre todo… charlar y reír.
Ayer, sinceramente, me reí… mucho.
Seguramente, ayudado por la pinta de Guinness, magníficamente tirada en la Taberna del león de oro; en la calle del León y también por los vinos y espirituosos que acompañaron a la cena y después de ella.



Calderón, Lope de Vega, Cervantes y Quevedo en el exterior
Jon, Vizca, Luis y Fernando en el interior

 

En esta ocasión, la organizadora fue Laura. “Nuestra” chica, ya que como hoy comentaba alguien; parecemos el “pink lobby”.
La siguiente es de Jon, no lo olvidéis.
Los primeros en llegar, Jon y yo. Al poco apareció Luis y para rematar la pinta, Vizca.
El restaurante, muy cerca. En la calle del Infante.
Fusiones, en la Calle Infante, 5. (A ver, quien tiene tarjeta de allí, que me la he dejado en la ofi… pasármela para linkar su página wesss)


Como veis, casi rozaba el postín. De echo, todo fue bien hasta que “alguno”, decidió llamar a casa para romper su relación y empezar a intimar, hasta con el camarero.
Muchas copas, mucha cristalería. Excesiva para “personajes” tan cuidadosos como nosotros. Si bien es cierto que no rompimos, ninguna. Excepto la de mi gintonic, que vino ya rota.
Unos panes muy ricos… y arrancamos con un vinito, cuyo nombre rápidamente nos recordó aquello de “liarla parda”.
Pardas. Un vino de la bodega Pardas,  en la finca Can Comas. Pinchando en el primer enlace tenéis los datos técnicos y en este los de cata. Entró bien. Era fresco; aunque tal vez la pinta de cerveza al principio lo mató.

Y comenzamos con la cena.

Julio, José Manuel, José Luis, Jorge, Michel, Luis, Javier, Jon, Fernando y claro está… nuestra anfitriona, Laura.
  

Primer susto, cava. ¿Sin etiqueta?, no, no… la llevaba pequeñita.

Curiosa bodega Carmenet S.L., de Badalona; pero probablemente, se lo hacen. Muy pocas referencias.
Cumplió su papel, acompañando al magnífico Tartar de atún y salmón, mostaza antigua y canónigos. Me gustó la combinacion, si.
Segundo susto. Los camareros, muy profesionales y viendo que queríamos sacar fotos y eramos muy inquietos, empezaron a entrar en el juego… y claro…
Diminuto, testimonial, tipo tapa… hubo adjetivos para todos los gustos. E incluso, mirando de reojo a Laura, se podía ver su cara de extrañeza.
A ver, a ver; que estos fornidos chicarrones que me acompañan; son de buen comer…


Crema de boletus con torrezno ahumado



Esto ya es otra cosa, las caras de sorpresa, se fueron relajando e incluso hubo alguna amplia carcajada; sobre todo por parte de los más “bajitos” del grupo.
Un vino blanco de la Rivera del Guadiana, de Extremadura; no había probado, que recuerde, ninguno de esta denominacion de origen. Nada especial sobre él.
Tal vez, el tipo de uva, no muy habitual “eva de los santos”.
Debería probarlo fuera de una cena de maridaje. Sin comentarios. Por ahora, el maridaje, no me acabó de … “poner”.

La crema, muy por encima del vino. Sin duda.

En el siguiente plato un tempranillo, que realmente me sorprendió; tal vez, porque los anteriores solo habían venido de comparsa ó tambien, porque el tempranillo, me gusta TTR. O sea, “to tol rato”.

De Bodegas Fontana, en Cuenca. Nada de barrica, y buen final.

Sinceramente, pienso, que se liaron. Nos pusieron un blanco, para la crema de boletus, y de pronto un Tempranillo para el plato más… marinero.
No acabó de cuadrarme, pero, lo mejor era la compañía. Sin duda.
La cena, me gustaba, tanto, que no me di cuenta y cuando quise hacerle la foto al Taco de rape, ajos tiernos y rissoto de arroz negro; casi no me quedaba.
Menos mal que Laura, estaba atenta y sacó la mejor foto.
Muy bueno el rape. Bien por el rissoto.
En ese momento, conocimos la luctuosa noticia, de que por la mañana, Pelusín había fallecido.
Despues de unas cariñosas palabras hacia el pequeñin y su talante formal y dicharachero, nos fuimos al plato carnívoro. (Porqué esta asociacion de ideas ¿eh?) (Abuela, abuela…)

Ragout de ciervo con salsifí

Lo del salsifí, nos dejó a todos un poco extrañados. Pero el plato resultó para mi gusto, muy bueno. La carne con gran sabor y la salsa, en su punto.
Si vamos a la wiki, el nombre del plato debería haber sido Ragout de ciervo con barba de cabra.
Bodega Torre de Barreda, un multivarietal, Amigos de 2007. Tempranillo, Syrah y Cavernet. Potente en grado, casi en exceso; 14,5 º y 12 meses en barrica.
Los vinos, para mi gusto fueron mejorando conforme la cena avanzaba; incluso si no fue un error el blanco por el tinto.
Bronwie de chocolate con helado de citricos y verduras
El mejor maridaje de la cena, sin duda, fue en el postre.
Un Dolç Mataró, de Bodegas Alta Alella.
Vino tinto, dulce. De uva Mataró, con el mismo nombre que la comarca.
Maceración, 6 meses. Crianza, 2 meses.
Un pero. “Alguien” pidió, un poquito más de este delicioso vino dulce; pero lamentablemente, “no quedaba”.

A ver, entiendo, que abrir una botella para una copa, no es plan. Pero tal vez, ofrecerla a toda la mesa hubiera sido lo adecuado.
Y si no había más, excaso stock tiene este restaurante.

Como colofón como suele ser habitual en estas cenas, el gintonic. Faltó Fentimans, aunque aparecía en la carta de combinados.

Martin Miller, Citadell, Gvine, Ten; hubo de todo.

(Por cierto, Laura; tu que tomaste? Porque ginebra, no)

Para mi gusto, la cena estubo muy por encima del maridaje. Los vinos, desconocidos en general, excepto el tinto dulce que acompañó al postre. Dejemoslo en que fue una representación digna, pero no de relumbron.
La cena, muy bien. Y como ya he dicho, la compañía como siempre, genial.
Cuando salimos, un caballero, insistente y casi al grito de “Amo a Laura”, nos llevó hasta un lugar (¿?) en el que tomamos algunos “la última”.
La semana, ha sido dura. Los cursos de cocina, acostarse tarde, levantarse temprano.
Ya es fin de semana, por fin.
Cuando volvía, hacia casa en el taxi; os recordé a todos; mis queridos “trastornaos”.
Sonó, un pitido en el movil. Y la duda sobre el sitio del que acaba de salir, se disipó.
Gracias a todos, y en especial a Laura. Fue genial.
Jon acelera, cuanto antes, repetimos.

Making off

Casi todo dispuesto.
Llegaron los invitados. Los niños, se liaron a lo suyo que es jugar; y los mayores parloteando de una cosa y de otra; mientras, la Tarta de manzana se terminaba de hacer y la masa de la pizza alcanzaba su “subidon”.

Una cervecita, un vinito, y tapeando.
Montecillo, Crianza de 2005, ayudó a pasar el rato. También hubo algún golpe de Viña Vicedo

Guardé algunos mejillones envueltos en calabacín, y esa fue la primera tapa.

La tapa de Havarti con piquillo y anchoa hizo su aparición.

Y como estábamos haciendo un adelanto de la cena, también hubo tapa de natillas de foie.

Algún blini, recién hecho, también se degustó; y desde luego los cacahuetes garrapiñados al curry (hice bastantes), ayudaron hasta el momento de sentarnos.
La natilla de foie, fue el entrante. Lo acompañamos con un LeAltanza Reserva especial de 2001, que menos para poder estar a la altura de la natilla.

Los blinis con pulpo. Jugosos, tiernos, recién hechos
Los bocados de calabacin y mejillones llegaron y hubo que buscar ayuda en uno de los regalos que los invitados tuvieron a bien obsequiarnos. Un magnífico Lan Reserva 2001
Alcachofa con espuma de puerro y mermelada de tomate verde. El redoble de tambores… Se comenzaron a oir voces de, “donde vas…”, “si no podemos más”… Nos lo comimos… y quedaba algo más.
El postre. Una deliciosa tarta Tatin, o como la llaman otros “Tarta invertida“.
Otra de las maravillas que nuestros invitados añadieron a la cena. Una fantastica Ginebra, Junipero. Americana, que mezclada con Fentimans y un poquito de piel de lima.
Creo, que fueron dos… si. Buenísimo.
En un descanso, jajajajaja, hicimos algodón de azúcar para los peques…
Y ya para rematar, y como digestivo… Le dimos un meneo a la Beefeter 24 con Fentimans y frambuesas
P´abernos matao, tu!!!
Pdta.: Tenía dudas de si llamar esto La Grande Bouffe ó recordando a Monty Python, en su El sentido de la vida, aquella escena… que no me atrevo a poner.

Merienda/cena

“El Monaguillo” ataca de nuevo. sus natillas de foie.
El, va enredando, enredando. Primero te cuenta que está haciendo pruebas; despues que si no lo tengo aun claro… que si mañana subo la receta…
En definitiva, tenía pendiente dedicarle tiempo a sus recetas con mandarinas; pero entre la merienda/cena de ayer… y la de hoy, no ha habido lugar. Y claro, las natillas, forman parte del menú de hoy.
Las natillas, enfriandose, y a falta de la presentacion.
Los bocados de calabacin y mejillones, estan para darles un golpe de calor y poner la salsa.
La masa para los blinis, añadir la harina, las yemas y las claras montadas. Despues, pondremos el pulpo; o lo que se tercie.
Las alcachofas, llevan en remojo con zumo de limon, desde esta mañana. La crema de puerros, para calentar y pasar por el sifón. Y con eso, la alcachofa con espuma de puerro y mermelada de tomate verde; terminada.
Una tarta de manzana ;).
Los peques tomaran pizza “a tu gusto”.

Sábado

Me levanté pronto y terminé de hacer el Sushi. Quería que la tarde me quedara más despejada para la ensalada de aguacate y langostinos y para los bocados de calabacín y mejillones.

A las 10, teníamos que estar en la Fundacion Mapfre, para participar en un taller de escritura creativa con relación a la exposición de MADE IN USA. Arte americano de la Phillips Colection .

Muy buena la exposición, y muy divertido el taller. Sea porque tanto los niños como los padres participaron mucho, sea porque la persona que lo impartió, lo hizo muy bien.
De vuelta a casa.

Por la noche, teníamos invitados. Montse, Toño y Diego.

Amigos de toda la vida; de esos que puedes pasar horas y horas hablando de cualquier cosa.
Lugares comunes, tanto por los orígenes, como por la vida.
Diego, todo un muchachote ya. Todos sorprendidos de como crece “el uno” y “las otras”.
Olvena H, otro “amigo” 😉
Debo reconocer, que “Alguien” tiene un gusto magnífico para el champange. Cuando la vea, se lo diré y le recordaré que puede volver a regalarme, tantas botellas como desee. Buenísimo.
Para terminar, unos gintonics de Whitley, con Haba tonka.
Toño, solo tomó tónica. Tenía que conducir. Otro día te desquitas.
Y sabéis, me trajeron un regalo. :)))))
He andado como loco buscandolo.
Gracias!!!!!!
Y nos dieron las 3,00. Una compañía perfecta. Que nos dure.